Mente sana

Una mente sana te ayudará a encontrar el camino a través de la vida, desde el nacimiento hasta la infancia, la adolescencia, la edad adulta.

Algunos pasos bien reconocidos para desarrollar y mantener una mente saludable incluyen:

Estando activo

El ejercicio te hace sentir bien y puede ayudar a tu salud mental. También le ayudará a dormir mejor y a obtener el descanso que necesita.

Baje su consumo de alcohol.

El consumo excesivo de alcohol puede aumentar los sentimientos de depresión.

Intenta no insistir en errores pasados ​​o cosas negativas que te hayan sucedido. Todos cometemos errores y nos metemos en cosas o nos preocupamos por el exceso, no cambiaremos nada. Aprenda de la experiencia y esté dispuesto a seguir adelante.

Estar con personas con las que disfrutas estar y que te hacen feliz.

Conectando con amigos y familiares

Siga comunicándose e interactuando, y cuénteles a quienes confía cómo se siente si está atravesando tiempos difíciles. Hablar con otros y buscar ayuda temprano puede ser muy útil para reducir la depresión, la ansiedad y la angustia.

Seguir aprendiendo

Para mantener su mente sana y activa, aprenda un nuevo deporte, el lenguaje, aprenda a tocar un instrumento, lea libros y tenga un interés activo en alimentar su cerebro con información positiva.

Asegurar que los niños y los jóvenes tengan un buen comienzo en la vida ayudará a la formación de relaciones saludables a lo largo de su vida. Sin embargo, desarrollar y mantener una mente sana no siempre es fácil.

Algunos factores de riesgo conocidos que pueden afectar la forma en que pensamos y vemos el mundo que nos rodea incluyen:

el uso excesivo de alcohol y drogas,

la inactividad física

mal sueño o falta de sueño

experimentando angustia durante un largo período

estar en un ambiente violento

pobreza

mala alimentación y nutrición

siendo maltratado

estar aislado y excluido.

Estos y otros factores de riesgo pueden tener un impacto en el desarrollo de una mente positiva y saludable y dificultar su buen funcionamiento.

La actitud positiva puede conducir a una mayor sensación de bienestar (se abre en una nueva ventana)

Tener una actitud positiva puede ser útil, especialmente cuando estamos atravesando tiempos difíciles. Si podemos desarrollar una perspectiva positiva sobre la forma en que vemos y hacemos las cosas, puede generar una mayor sensación de bienestar (se abre en una nueva ventana) .

El bienestar puede significar diferentes cosas para diferentes personas, pero algunas características comunes incluyen tener un sentido de propósito, sentirse bien y funcionar bien, tener control en su vida y las opciones para cambiar las cosas si es necesario, así como lograr las metas que usted mismo establezca.